lunes, 21 de junio de 2010

Las aguas vuelven a su cauce

El pasado miércoles toda la población samense estaba revuelta. Llevábamos dos semanas de fuertes e incesantes lluvias en toda Asturias. En los últimos días, cuando venía al trabajo me fijaba en el río y me llamaba la atención tanto la fuerza como el color del agua, completamente turbio. Como alguien señaló, ¡Pero sí puede hacerse surf (en el río)!

Ese día   la policía local había cerrado los puentes que comunican ambos márgenes del río  al al tráfico,tanto rodado como peatonal, e iba a desalojar los centros escolares que se encuentran al otro lado, en previsión de un posible desbordamiento. Además, lo que influyó en la medida, a las 13 horas iban a abrirse las compuertas del pantano de Tanes porque estaba a “reventar”

Con tanto barullo, era inevitable que, al regresar a casa, me fijara con mayor atención, si cabe,  en el cauce del río. Impresionaba ver lo poquísimo que faltaba para que el agua llegara hasta los puentes (incluso pude día ver el río en zonas del trayecto en que normalmente no está a la vista); pero además me vinieron a la mente varios hechos relacionados con el río Nalón, sus crecidas y el puente “nuevo”.

En el último tercio del siglo XIX , hacia 1873, una crecida había llevado el puente de madera que, comunicaba ambas márgenes del Nalón. Para reconstruirlo se estableció un pontazgo que deberían pagar los usuarios (¡como vemos, lo de los peajes de la autopistas ya tenía antecedentes) Algunos años más tarde, sería sustituido por uno de hierro, que se conoce como el Puente Nuevo a pesar de que tiene más de cien años y desde entonces ha habido otros, pero es lo que tiene los nombres.

Las avenidas del Nalón eran bastante frecuentes y  para evitarlas  el alcalde Antonio María Dorado consiguió del entonces ministro de Fomento –Alejandro Pidal- que se hicieran un muro de contención del río en 1902, lo que además permitió  liberar terrenos de aluvión en los que luego se construyó el parque (sobre este alcalde y su influencia en el diseño urbano de Langreo volveré en su momento)

Suele ser común en estas circunstancias que la gente diga “no recuerdo unas lluvias como estas (o nevada o viento o lo que sea) desde …” . Al día siguiente, me comentaba una compañera que algunas personas que habían pasado por su oficina decían que no se recordaba algo así desde hacía cuarenta años. Y tenían razón, exactamente desde 1963, en que debido también a las lluvias torrenciales los ríos Samuño y Nalón, se desbordaron, inundando las calles de Langreo.

Aquí debería ir un testimonio gráfico de las citadas inundaciones, con Langreo convertido en una Venecia asturiana. Un problema "técnico" me lo ha impedido;  espero resolverlo pronto.

6 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Otro comentario que se me borra, odio a la nave nodriza ¿te puedo pedir que quites la palabra de confirmación? Me da muchos problemas en todos los blogs.

Ah, que lo del peaje me ha recordado a Tristram Shandy.

l'archivadora dijo...

Ya no hay que escribir "la palabra mágica. No recuerdo nada referido con un peaje en el Tristram Shandy ¿la historia de las monjas, quizás?

Amando Carabias María dijo...

Cuando la naturaleza decide tomar la palabra, poco se puede hacer. Por muchas previsiones da igual.
Parece que no llegó a suceder nada, por suerte, el puente aguanta, y no habrá que iniciar otro expediente que al final, acabará bajo tu jurisdicción.

l'archivadora dijo...

Amando, es cierto que por mucho que nos empeñemos en controlar y moldear a la naturaleza, de vez en cuando nos demuestra que no podemos dominarla. Ahora queda limpiar, reparar y aprender de la experiencia.
Los daños y desperfectos fueron muchos en toda Asturias,casi todos materiales -excepto los dos fallecidos de Vegadeo-.

Ismael dijo...

Me gusta mucho la entrada, vamos aprendiendo cosas de Sama y de su historia. Es del tipo de temas que a mí me parecen interesantes de todas las ciudades, y cuyo conocimiento se va perdiendo... una pena.

Cuando este blog sea más conocido seguramente irán apareciendo aportaciones más o menos anónimas con curiosidades del concejo.

l'archivadora dijo...

Ismael, gracias. Ese es uno de los objetivos del blog, que la gente -no solo sus habitantes- descubra un poco de la historia del concejo y que vean que lo local y lo general están mucho más unidos de lo que parece.
Y si que me gustaría que se produjera ese "feed back" utilizando un palabro informático. :-)