sábado, 11 de febrero de 2012

In Memoriam

  Hace una semana falleció  en Oviedo  doña Blanca Álvarez Pinedo,  quien durante muchísimos años, hasta su jubilación, dirigió el Archivo Histórico Provincial de Oviedo  (actual Archivo Histórico de Asturias). Fue además durante mucho tiempo una de las pocas profesionales de los archivos que hubo en Asturias y de su mano  se (nos) formamos muchos de quienes ahora nos dedicamos a ese menester.Pero además  de buena profesional era una excelente persona. Tranquila y de maneras amables, tenía sin embargo las ideas claras
Ese gesto de las manos era muy característico
   La  primera vez que vi  a Blanca fue precisamente aquí en Langreo, durante un seminario sobre archivística que organizó el Ayuntamiento con motivo de la inauguración del archivo municipal. Aunque asistí a él no pensaba entonces que mi futuro profesional estaba ligado a la archivística ni, muchísimo menos, que años después estaría al frente d eese archivo.

  Lo cierto es que mi formación y aprendizaje como archivera, como la de muchos de mis colegas, está ligada a la figura de Blanca Álvarez Pinedo. Trabajé como contratada en el Archivo Histórico,en la calle del Aguila, en dos ocasiones. También dependíamos técnicamente de ella cuando la Consejería de Cultura convocó las primeras becas del programa de recuperación de archivos municipales. O cuando al llegar a Langreo, y sintiéndome un poco (bastante, en realidad) me dió no solo buenos consejos, sino ánimos para enfrentarme al reto. 

  Estoy segura de que todos los que nos dedicamos a los archivos en Asturias, nos sentimos un poco huéfanos. 

Descanse en paz
  
(fotografía tomada de LNE)