lunes, 14 de enero de 2013

Casablanca

Una de las películas que vi durante las navidades fue Casablanca, que acaba de cumplir 70 años (el estreno oficial fue el 23 de enero de 2043). Poco después supe que el próximo ciclo de cine organizado por Sala Oscura aquí en Langreo precisamente está dedicado a las ciudades de cine, ¡qué coincidencia!


¿Por qué me decido a hablar sobre este clásico del cine en Maldito Karma? Pues porque viendo la película me di cuenta de varias cosas que no había percibido anteriormente y que me dan pie a comentar algunas cosas relacionadas con los archivos y la investigación-

  Casablanca es sobre todo una historia de amor, la protagonizada por Rick e Ilsa. Todos recordamos o hemos visto las imágenes finales en el aeropuerto, cuando Bogart se despide de Ingrid Bergman y le dice que debe ir con su marido, o la escena en el bar de Rick, cuando ella le pide a Sam que toque su canción.

Pero vayamos a los motivos que han hecho que quiera hablar de la película en el blog. Algunas de las frases de la película se han convertido en legendarias. Siempre nos quedará París, o Este es el principio de una hermosa amistad. Suele repetirse otra frase que Bogart le dice al pianista. Tócala otra vez, Sam (después de que ya lo hubiera hecho anteriormente, a petición de Ilsa)

Si vemos la película –al menos en la versión original- nos daremos cuenta de que no es eso lo que dice Bogart sino Tócarla para mí, la has tocado para ella (la cita no es textual). Goebbels, el ministro de propaganda nazi decía que una mentira repetida suficientes veces termina por convertirse en verdad. No estoy de acuerdo, una mentira –o un error- por mucho que se repita seguirá siendo erróneo.

Pero no quiero discutir sobre las teorías deGoebbels (muchas de sus ideas se siguen aplicando en el marketing actual) sino citar esta escena de la película para referirme a un error en que se incurre a veces; aceptar un hecho como cierto sin contrastarlo con otras fuentes o recurrir a la fuente original. Como ejemplo pondré un caso concreto de la historia langreana.

  En los artículos y textos en que se habla sobre el edificio del macelo municipal se cita a Francisco Casariego como el arquitecto que lo construyó. Sin embargo, la documentación municipal nos indica que fue Bustelo quien comenzó las obras del matadero –bien es cierto que ambos, Bustelo y Casariego eran amigos y colaboradores.

  Sin el tono belicista ni triunfal (la segunda guerra mundial aún no había terminado) si que se hace mención a la guerra. los movimientos de resistencia –la francesa, con el canto de la marsellesa en el bar de Rick- la checa, con la figura de Laszlo o a la cantidad de personas que se marcharon de los territorios ocupados por Alemania (el joven matrimonio búlgaro), muchos de ellos –casi todos- judíos.

  Nos resulta más fácil reconocer lo que nos es familiar o ya sabemos sobre él. A los estudiantes que no están acostumbrados a investigar suelo decirles que en función de la información previa que tengamos o de la que vayamos obteniendo, datos que en principio no nos decían nada, cobrarán sentido. En mi caso, probablemente tuvo mucho que ver en que me diera cuenta de ello que en los últimos años he visitado varios de esos países ocupados y he leído bastante relacionado con el nazismo y os datos, las referencias estaban ahí pero no había sido consciente con anterioridad.

  Toda nuestra experiencia y conocimientos previos, por aparentemente desconectados del tema en que estemos trabajando pueden servirnos de ayuda. Igualmente, datos que en principio no tenían sentido para nosotros, pueden cobrarlo a la luz de nueva información que adquiramos con posterioridad.