domingo, 14 de noviembre de 2010

Charlas con un arquitecto

La arquitectura no es un simple arte que se ejerce con más o ménos
éxito: es una manifestación social. Si queremos saber por qué ciertas cosas son
como son, en nuestra arquitectura, debemos mirar al pueblo; porque el conjunto
de nuestros edificios es una imagen del conjunto de nuestro pueblo, aunque uno
por uno sean las imágenes individuales de aquellos a quienes como clase, el
pueblo ha delegado y confiado el poder de construir. Por esto, desde este punto
de vista, el estudio crítico de la arquitectura se convierte, en realidad, en
estudio de las condiciones sociales que la producen


(Sullivan, Louis Henry: Charlas con un
arquitecto
. Citado en Benévolo, Leonardo: Historia de
la arquitectura moderna
.)


Me gusta esta cita que entresaqué del manual de arquitectura de Benévolo porque me parece que refleja la forma en que me aproximo a esta materia. No tanto desde el punto de vista artístico -que también- sino como reflejo de las condiciones sociales que la producen.

6 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Del mismo, añadiría, se podrían (y quizá se deberían) explicar y estudiar cualquier otro tipo de manifestación artística.
Es verdad que en otras la presencia de lo meramente personal es acaso más fuerte que en la arquitectura que, a la postre, es un arte que tiene que ser 'usado' por el resto de humanos; pero no es menos cierto que si el ser humano -individual y colectivo- no está presente en cualquier otro arte, éste (aún no es falta esa tilde) tiene poco significado.

l'archivadora dijo...

Amando de nuevo se me "mezclan" los mundos porque leyendo tu comentario pienso en algo que leía esta mañana en un libro de Todorov "La literatura en peligro" Te lo recomiendo si no lo has leído.
Tienes razón en que todo arte, si es tal, es reflejo del ser humano.

xGaztelu dijo...

Es indudable que la arquitectura representa en cierta medida –a veces, en gran medida- cómo es la sociedad que la hace, qué intereses tiene y qué nivel pretende para sus componentes. Si no se saca el asunto de quicio, es una buena herramienta de análisis.

xG

l'archivadora dijo...

Cuando digo que la arquitectura es una muestra de la sociedad y da pistas sobre ella no me refiero a ninguan explicación filosófica sino a algo mucho más sencillo.
En Asturias los horreos ya no se construyen y muchos están cayéndose. Era un tipo arquitectónico que tenía sentido en una epoca en que la actividad agrícola era muy importante en nuestra sociedad y en la economía familiar.
O algo tan tonto como que casi todas las viviendas construidas durante los años 50 y 60 carecían de garajes -algo que ahora resulta impensable. ¿El motivo? Entonces practicamente nadie tenía vehículo propio; los desplazamientos se hacían en transporte público. Ahora por el contrario, cada familia suele tener al menos dos vehículos.

P.D: disculpa el retraso en contestarte. ;)

loquemeahorro dijo...

¿No es también un poco al revés?

Es una obviedad pero el ambiente en que vivimos nos condiciona, y los tipos de vivienda que se han destinado, por ejemplo a los proyectos sociales de las últimas décadas y que han ido creando barrios, son muy significativos.

Me estoy acordando de que una vez iba en autobús por Arturo Soria (una zona muy arbolada y de avenidas anchas) y me dijo "Todo el mundo debería tener derecho a vivir así".

Sin ir más lejos, en la continuación de esa calle, hay una muestra de las viviendas a las que me refería.

Qué mal me explico, por favor.

l'archivadora dijo...

No sé si tiene que ver con lo que quieres decir, Loque, pero el otro día pensando en el libro de Fulgencio Argüelles (por aquello de darle vueltas al proyecto) pensaba que el tipo de ciudad o de viviendas de los mineros, grises, prácticas, con lo mínimo, en que no había sitio para algo que fuera simplemente bello también tenía que marcarles en su forma de ser. Me parece que ya estoy divagando y ya de hacerlo,casi mejor intentar escribir uan entrada sobre ello ;)