jueves, 15 de septiembre de 2011

El carbayo. Libro de honor

En esta ocasión, el ingreso en la biblioteca es múltiple. La Sociedad de Festejos El Carbayu, comenzó en 1977 a elegir Langreano de Honor.  Desde entonces, esta distinción se entrega durante los actos de celebración de Este galardón se entrega durante las fiestas de  idem y el encargado de hacer el pregón es la persona distinguida el año anterior.  Además, desde 1980 publica cuatrianialmente los citados libros en los que recoge los pregones de los respectivos, Langreanos de Honor, artículos relacionados con el concejo y el Santuario.

El tomo número uno rescata la Monografía que sobre el santuario escribió Cándido Fernández Riesgo. En el tercero, por ejemplo, Florencio Friera nos da unas Orientaciones didácticas para visitar el Carbayu, o nos encontaramos con las Notas historias sobre Langreo. La puebla de la Fuente de Oturiellos, de Isabel Torrente, langreana y profesora de Historia Medieval en la Universidad de Oviedo.

Si queremos conocer más sobre el santuario desde el punto de vista artístico , también podemos recurrir a ellos. (Santuario de El Carbayu) Estudio Histórico-artístico e informe de econservación del retablo y pinturas murales, dirigido por Luis Súarez Saro. O el artículo de Belén Juan García, cuya tesis doctoral versó sobre el Santuario de Ntra. Sra. De El Carbayu.

Los propios discursos de los galardonados son también una fuente interesante para la historia contemporanea del concejo. He disfrutado especialmente con el de León Delestal, quien fue además el primero en recibir el título de Langreano de Honor.

No tengo ninguna duda de que estos libros se merecen un sitio destacado en nuestra biblioteca (virtual) del archivo.

2 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Iniciativa interesante. Creo que se debería hacer algo así en muchos sitios. Algunos pregones son verdaderas piezas literarias de lujo. Y es una forma de que allí queden glosadas para siempre las bondades de cada territorio, sin que el viento y la algarabía de las fiestas se lo llevan al olvido de inmediato.

l'archivadora dijo...

Estoy de acuerdo contigo Amando. Hay pregones que son auténticas piezas literarias y/o inestimables fuentes de información para la historia local.