lunes, 3 de septiembre de 2012

Mirar sin ver


  Esta primera entrada tras las vacaciones es en realidad una fe de erratas. En la parte final del artículo sobre la historia del parque Dorado (Un paseo en el tiempo) decía que la locomotora que había ocupado el sitio de la pajarera había sido trasladada al MUSI. ¡Craso error!

La locomotora en su lugar actual
  Tal como me hizo constar J.Soldevilla y pude comprobar yo misma, la máquina  sigue en el Parque Dorado, aunque en una de sus esquinas, compartiendo sitio con el minigolf. Lo más curioso es que por ese lugar paso con cierta frecuencia, y lo había hecho unos días antes de escribir el artículo. ¿Cómo pudo pasarme desapercibida? Porque, tal como señala el título, pasé por allí mirando sin ver.
  Cuando pasamos por escenarios muy conocidos o familiares no solemos prestar atención y así nuestra capacidad de observación es poca o ninguna. Aprovecho la ocasión no solo para corregir el error sino para aconsejar que de vez en cuando nos molestemos en VER además de mirar. Seguro que descubrimos más cosas interesantes en nuestros escenarios diarios de lo que imaginábamos.

  La información sobre el traslado de la locomotora al MUSI la obtuve en internet y con las prisas la dí por buena. He aquí la confirmación de que, tal como les insistía a los alumnos del taller, no todo lo que nos dice Google es cierto
 
  Sirva esta fe de erratas no solo para dar cuenta del error en el texto del artículo sino para recordar que:
  1. Debemos prestar más atención a lo que nos rodea por conocido que sea.
  2. No todo lo que aparece publicado en internet es correcto.
(fotografía sacada de aquí)