martes, 14 de mayo de 2013

Hasta la vista

  Después de casi tres años de vida Maldito Karma, o el bloguín, como suelo llamarlo, cierra sus puertas. Aún no sé muy si se trata de un hasta luego o de un adiós definitivo; si será el único que se despida o daré también carpetazo a su hermano mayor.

  Sabía que se trataba de un blog con poca audiencia pero confiaba en que consiguiera alguna más.Bien es cierto que en gran medida  soy la culpable del poco éxito; por un lado, la falta de periodicidad en las actualizaciones  y por otra la deriva hacia asuntos alejados de la archivística y más relacionados con la arquitectura. 
 
  Ha sido una experiencia interesante de la que no me arrepiento pero que no me siento capaz, ni por tiempo ni por motivación, para continuar. Por ello  lo más sincero es dejarlo aquí, al menos por el momento. Quiero dar las gracias a quienes que de forma habitual o esporádica se han asomado a este rincón  y especialmente a quienes han tenido la gentileza de comentar en algún momento.

   GRACIAS Y HASTA LA VISTA

3 comentarios:

Carmina dijo...

El tiempo ese bien que se nos escurre entre las manos. Todos tenemos en nuestro haber un proyecto que hemos ido dejando por el camino, yo concretamente dos, tampoco me siento con ganas ni con fuerzas para retomarlos y en su día no los dejé por falta de audiencia. Planteate lo del hermano mayor, los seguidores no lo son todo, y no todos los que leemos podemos comentar.

Besos y mucho ánimo

Amando Carabias María dijo...

Son etapas que se van sucediendo. Épocas que requieren zancadas cortas, rápidas y continuas, y otras que hace falta pararse, contemplar el paisaje. No cierres el blog. Siempre estará aquí. En cualquier momento te podría hacer falta, y ya está.
Creo que Carmina tiene razón, y no siempre se puede o se debe comentar, porque es fácil meter la pata en muchos asuntos. Además la audiencia no lo es todo.
Yo tengo varios blog, como sabes, pero en realidad donde más me centro es en el que nació en tercer lugar.
Y uno de ellos estuvo dos años sin ninguna entrada, sin embargo estas navidades ha sido fundamental para mí. Y ha cumplido una misión en la que nunca pensé, ni por casualidad.
En todo caso mucho ánimo, y hagas lo que hagas, ya sabes: silba. Pepito Grillo también requiere de descanso.

Anónimo dijo...

Vaya, pues lo siento. Es una pena porque estoy segura de que podría ser un blog muy seguido por los llangreanus. Lo difícil de esto es tener seguidores que comenten, tener tiempo para actualizarlo ( y a ti el hermano mayor te lleva todas las energías) y no morirse en el camino. A mi se me han muerto dos.
Descanse en paz.
Unaquefuedesama