lunes, 31 de octubre de 2011

Drácula y las nuevas tecnologías

Un fin de semana que se inicia con la noche de Halloween y termina con el día de difuntos  es un buen momento para mencionar a Drácula. Mientras releía el clásico de Bram Stoker, un fragmento  me hizo pensar en el archivo y las nuevas tecnologías.

(…) Para asombro mío, no había nadie con él. Estaba completamente solo; y sobre la mesa tenía un artefacto, que reconocí inmediatamente por una descripción, llamado fonógrafo. Hasta ahora no había visto ninguno y me sentí muy interesada.
_ Me temo que le he hecho esperar_dije_: me había quedado en la puerta al oírle hablar; creí que estaba con alguien.
_¡Ah! Replicó él, con una sonrisa_, estaba grabando algo en mi diario.
_¿En su diario? _ pregunté con sorpresa.
-Sí, contestó_ . Lo tengo aquí._ Mientras hablaba, puso una mano sobre el fonógrafo.
Me sentí vivamente interesada, y exclamé:
-Esto le gana a la taquigrafía. (…)
(…)
_Verá, no sé como localizar una parte concreta del diario. _Mientras hablaba, vi que se le ocurría una idea; y añadió con inconsciente sencillez, en tono distinto, y con infantil ingenuidad_: ¡ Es completamente cierto, le doy mi palabra! _ No pude reprimir una sonrisa, a lo que él hizo una mueca_: ¡Esta vez me he traicionado! Pero ¿sabe usted que aunque hace meses que vengo grabando este diario, no he previsto el modo de localizar una parte concreta, en caso de querer escucharla?
(Stoker, Bram: Drácula)

   En la próxima entrada explicaré el por qué de esta relación entre Drácula, el archivo y las nuevas tecnologías. Mientras tanto les animo a que intenten encontrarla ( también a leer el libro)