lunes, 28 de mayo de 2012

Niños Robados

La preocupante situación española (y europea) ha dejado en segundo lugar otras noticias que hace tan solo un par de semanas ocupaban las primeras planas de nuestros periódicos; me refiero al asunto de los niños robados durante el franquismo.

Foto sacada de internet

¿Por qué traigo este tema a colación a un blog relacionado con la archivística? Pues porque es un ejemplo claro del papel que juegan los archivos. Para poder llevar a cabo la investigación y poder obtener datos será necesaria la consulta de los archivos hospitalarios: "Es necesario una lectura de los archivos para buscar a los familiares como precedente a la hora de iniciar la investigación. Es necesario para acotar los casos y abrir un procedimiento de conexidad", ha indicado a Europa Press la portavoz y creadora de la plataforma, Mar Soriano

Escuchar la noticia me hizo plantearme las siguientes cuestiones: En primer lugar que este es un ejemplo claro del valor legal y jurídico de los documentos de archivo; en segundo, que los archivos hospitalarios son los grandes desconocidos y muchos de ellos ni siquiera tienen profesionales a su frente. ¿Cuantos de ellos se habrán perdido –sobre todo, si se trata de hospitales privados?

Luego, pensé en si quienes hablan de la consulta de esos fondos son conscientes de que los fondos de archivos sanitarios son documentos de acceso restringido; de que existe algo llamado Ley de protección de datos o, mucho más simple, si están preparados para hacer una búsqueda archivística. No, no pretendo ponerles trabas; es más, estoy segura de que los archiveros que tengan alguna vinculación con dicha documentación intentarán ayudar lo máximo posible. Ahora bien, quizás la Administración debería plantearse la sistematización de TODOS los archivos hospitalarios.