miércoles, 28 de marzo de 2012

Full Monty

Hace tiempo que tenía pensado hablar en el blog sobre películas que de una u otra forma estén relacionadas con Langreo, su historia y su situación actual. Cauce del Nalón, con su jornada sobre cine y territorio, me ha brindado el nombre más adecuado para esta nueva sección del blog. Para inagurarla he escogido una película inglesa de 1997, que fue un éxito tanto entre la crítica como el público: FULL MONTY

La acción transcurre en Shefield, en el norte de Inglaterra, que durante los años setenta fue una próspera ciudad industrial (la película comienza con un “documental” sobre esa época) pero a la que la reconversión industrial le ha afectado duramente. ¿No les recuerda el caso de Langreo?

Nos cuenta en clave de humor como dos amigos en paro y el hijo de uno de ellos, deciden organizar un espectáculo de boys para sacar algo de dinero. Tendrán que convencer a su ex-jefe para que les enseñe a bailar y además conseguir a otros tres, dispuestos a participar en el proyecto.. Desde ese punto de vista nos brinda momentos francamente divertidos como la selección de los otros tres participantes, el “ensayo general” o su posterior detención por la policía.

No nos engañemos; el humor es la envoltura para temas mucho más duros. La forma en que el desempleo afecta a estos hombres y como eso va menoscabando su dignidad y sus relaciones familiares. El momento en que Gaz está escondido en el baño mientras tres mujeres están hablando y retocando el maquillaje es bastante ilustrativo

Las escenas en la oficina de desempleo, donde pasan el tiempo jugando a las cartas son otra sutil crítica a las “políticas de búsqueda de empleo” –Precisamente una de las escenas más divertidas y emblemáticas es el baile en la cola del paro- Los planos en que vemos las naves y talleres de la antigua fábrica siderúrgica abandonadas, y en ruinas, nos hablan también de ese deterioro económico.
Una película muy recomendable, no solo porque trata un tema que nos resulta muy próximo –los efectos negativos de la reconversión industrial – sino por la calidad tanto de sus actores-la fama de que gozan los británicos es totalmente merecida- como del guión.